jueves, 20 de febrero de 2014

Dario de Regoyos, el único pintor impresionista español, en el Museo Thyssen



Acaba de inaugurarse esta exposición de Dario de Regoyos y Valdés en el Museo Thyssen, con la que se conmemora el centenario de la muerte de este artista.

De Regoyos fue uno de los pocos artistas españoles que adoptó las teorías impresionistas y que, a pesar de la incomprensión de una parte de la crítica, se mantuvo fiel a ellas.

"Tu arte es captar la luz, que es lo que haces maravillosamente. A ello tienes que dedicar tu pintura". Las palabras que dedicó Camile Pissarro a Darío de Regoyos y Valdés fueron proféticas y a ello se dedicó el pintor asturiano: a captar la luz, a investigar, a partir del paisaje, la luz y el color en sus distintas graduaciones y matices.




De Regoyos (Ribadesella, 1857-1913) es uno de los artistas preferidos de la baronesa que ha cedido para esta exposición tres destacadas obras, de las cuatro que posee: Paisaje nocturno nevado (Haarlem), Almendros en flor y Paisaje de Hernani, estas dos últimas cedidas en el Museo Carmen Thyssen Málaga, adonde viajará la exposición el 26 de junio.




Se relacionó con artistas como James Ensor, Camille Pissarro, Georges Seurat, Paul Signac o James McNeill Whistler, llegando a formar parte de los grupos europeos de vanguardia L'Essor y Les XX.

A lo largo de su vida realizó numerosos viajes por España, Bélgica, Holanda, Francia e Italia en busca de motivos pictóricos. En 1885 se trasladó a Londres con su amigo el poeta Émile Verhaeren, con quien años después recorrió la geografía española, experiencia que dio origen al libro España negra (1899).

 Pese a que enfermó de cáncer (murió a los 55 años), no dejó nunca de pintar ni de exponer (el mismo año de su muerte realizó dos exposiciones).



La exposición está compuesta por 100 obras del artista y estará en el Museo Thyssen hasta el 1 de junio.